miércoles

           Recuerdo tu voz, ese sonido entre cortado que me murmulla al oído por las noches, también recuerdo tu aroma, un suave perfume que me embriaga el alma y me abraza al despertar, por último, pero no menos importante tus ojos, tu mirada, esa mirada que dice no te vallas nunca.