miércoles

    La trasnoche cayo con un leve golpe en seco. Las paredes de mi habitación se nublaron y las luces de las calles se apagaron. Mi último suspiro liberado en el último latido de mi corazón, todo quedo a oscuras, mi alma y mi espíritu.

        Lagrimas en mi cuaderno, una taza de té en mi escritorio y un sin fin de pensamientos, uno tras otro. Esta noche no podre dormir me falta el abrigo de tus besos en mi piel.
      Tuvimos un largo tiempo, todo este bien dijiste pero mentías, el tiempo nos comió, nos devoro, nos hizo amantes y nos hizo enemigos. Quiero perderme de nuevo entre tus sabanas, despertarme entre tus brazos y morir en tus labios para poder renacer en tus ojos.
       Me veía a mi mismo de lejos, en un pasado no tan pasado, y me despreciaba, me consideraba el peor de los imbéciles, como el niño que agarra su juguete preferido, el que mas quiere, y lo golpea sistemáticamente contra el suelo, para ver si es resistente o no. No, no era tan resistente como yo creía: se hizo pedazos, me quede sin mi juguete preferido. Y ya puedes llorar, ya que no lo volverás a tener.


    Y solo fuiste otra mas, otra mas que rompió mi corazón por ultima vez.
    Ahora me pregunto...¿Quién eres tú? ¿Quién fue el primero en crear toda esta madeja? me sigo interrogando y pienso quién fue el primero en alejarse del otro. ¿Donde estás? Solo fuiste la locura de un sueño de verano. No me digas que tan solo fue un sueño. Solo soy un estereotipo de una mente oxidada, de una mente febril que ha dejado de sentir. Una mente que siente asco de si misma. Un pensamiento que quisiera saltar al vacío, ahogarse entre sus propias lágrimas, sin sentido ni control. ¿Y si lo que pensara fuera cierto? Solo viniste y me arrebataste la dirección de las cosas y ahora simplemente, así como así, te borraste entre las tinieblas de esta oscura y fría noche de febrero.
           Recuerdo tu voz, ese sonido entre cortado que me murmulla al oído por las noches, también recuerdo tu aroma, un suave perfume que me embriaga el alma y me abraza al despertar, por último, pero no menos importante tus ojos, tu mirada, esa mirada que dice no te vallas nunca.
Me veia a mi mismo de lejos, en un pasado no tan pasado, y me despreciaba, me consideraba el peor de los imbeciles, como el niño que agarra su juguete preferido, el que mas quiere, y lo golpea sistematicamenten contra el suelo, para ver si es resistente o no. No, no era tan resistente como yo creia: se hizo pedazos, me quede sin mi juguete preferido. Y ya puedes llorar, ya, que no lo velveras a tener.




La necesutava a ella, me habia acostumbrado a ella y ahora me parecia que ninguna otra mujer le llegaba a la suela de los zapatos.

viernes

    ¿Quien me regresa a mi el tiempo perdido?¿Los besos dulces?¿Las cálidas caricias?¿Quien?¿Quien me devuelve los momentos borroneados?
Memorias congeladas en fotografías que no me alcanzan.
    En un bello boulevard de parís me gustaría perderme entre tus ojos, me encantaría sentir que me derrumbo en tus brazos también quisiera, si el tiempo me lo otorga, tomarte la mano y sentir la calidad luz que irradias. Gustaría de tomarme un tiempo, un largo tiempo, para concluir con mi vida, besarte al amanecer, colorearte el mundo y por ultimo dormirme a tu lado.
       Me quede con el alma descosida y una mente sacudida, llena de embarrulladas palabras efímeras. Tengo por previsto que no eres otro espejismo pero anhelo que seas solo imaginación, no quiero sentirme caer de nuevo.
    Solo recuérdame en la tinieblas de aquella noche, “tú y yo’’ no es una composición perfecta. No consigo acordarme de ti porque jamás poseí intensiones de hacerlo verdaderamente.
Lo siento, adiós estimado anónimo.

miércoles

martes

    Yo se, porque hay espejos, que nada en mi deslumbra, que el llanto dejo huellas en mis mejillas, que estoy muy lejos de la perfección. Pero tus ojos me ven única y en ellos yo me veo, inventada y magnifica.
    Los amaneceres tienen que perdurar y tu olor en mi cama tiene que quedar, esta noche gritare que te deseo si es que no te ha quedado del todo claro, no te dejare esperando en esta fría noche de febrero. No quiero mas titubeos, no quiero mas resbalones, solo preciso un cálido beso que cierre este capitulo. No permitiré que te alejen de mis brazos otra noche más, jamás cederé ante alguien que quiera derribar mis ilusiones y quiera romper mis expectativas, esta noche, por fin, serás mía.
    Existió algo, algo que me conservó al margen de la situación todo el tiempo, con una voz en mi interior que me susurraba que no eras real; que el tiempo cumplido fue solo una ofuscación de mi mente. Solo se que los besos no fueron para sellar las grietas de mi alma, que las miradas fueron furtivas. Solo yo se que esto fue un episodio borrado de mi diario.
Ya no estoy, me fui en el ultimo suspiro que diste después de aquel largo beso de despedida.
Atasqué la ventana, no se dispersaran mis sueños, ni tú tampoco.
    No puedo seguir construyendo sueños en nubes porque se muy bien que se derrumbaran y no puedo seguir conteniendo estas esperanzas marchitas en mi triste corazón, no volveré a verte y estoy un poco mas triste cada día mas, pero, el sol siempre brillara para mi si tu sigues en mi mente.
    La noche como un manto que cubre la ciudad y una luna que alumbra cada calle, tú estas a mi lado. Memorias esparcidas por todas las cuadras y cada esquina que posee tu olor a primavera. Voces que llenan cada rincón y una particular brisa que te llena el alma de paz y tranquilidad. Las escenas una por una se cambian primero se tornan grises y luego de un claro color beige. Esta noche la oscuridad nos cubrió por completo y tu nombre y el mío están grabados a la vuelta de la esquina.
    El dolor de saber que no regresarás y el dulce sabor de las lágrimas sobre mis mejillas al desplomarse en mi cara, esta noche no es una más. Hoy te recordé y mi mundo se pinto gris, de nuevo.
    Poseo el afán de escribir que me regocijas con tu esencia, con unas únicas virtudes que contienes dentro de ti. Me colmas de armonía y me tienes ida de aquí, quisiera que llegue una tempestad de besos y un glorioso amanecer a tu lado al final de este día. Lo que me resta decir es que la vida junto a ti es prestigiosa.

domingo

    Gotas cayendo una por una de mi cara empapando mi mundo de tristeza. No volveré a caer en este juego, por mi bien. Si tuvimos el valor de volver a sonreírnos ¿Por que no tener el valor de vernos llorar por algo que realmente vale pena?
Toma mi mano, no quiero caer, no apagues esto, no dejare que te rindas tan fácilmente sin haber antes dado una lucha digna de ser recordada. Las paredes nos separan pero espero poder siempre estar dentro tuyo. Gracias, pero quiero que todo termine en este momento.

sábado

 ¿Sabes que es lo que mas duele de un corazón roto?
No poder recordar como se sentía antes.

miércoles

                   Las noches solitarias se terminaron, esas, las cuales me pasaba contando estrellas. Me haces sentir tantas cosas a la vez, me recuerdas a toda lo que alguna vez llame hogar. Mis pesadillas acabaron, tú te las has llevado a todas, tú te llevaste mis malos días y los has transformado en alegría. Aquello ajeno a la mentira, aquello que se asimila a el cielo, eso que te hace sentir un cosquilleo en el estomago, eso que te hace sentir único, todo eso me haces sentir tu. Los días deslucidos acabaron y consigo se llevaron mi soledad, todo gracias a ti.
    Recuerda, nunca estuvimos seguros, esto no fue más que un juego, estas enamorado de ti mismo y eres victima de tu ego. Tus besos me dan risa y tus palabras "amorosas" se las lleva el viento. Que ilusa fui al pensar que eras distinto a los demás, gracias por el dolor. Ya no siento nada.